Le encantaba mirar mis fotos en papel, así era como si hubiera viajado conmigo. Él no nos prestaba mucha atención, solamente de vez en cuando si algo le resultaba especialmente llamativo, entonces sonreía y preguntaba. Ha pasado el tiempo y, aunque sigo haciendo fotos y revelándolas en papel, ya no las enseño, sino que me dedico a contar historias de viajes a todos aquellos que me preguntan. Seguiré contándolas, que yo no me callo ni debajo del agua (literal, está contrastado), pero a partir de ahora también os remitiré a este blog. Dedicado a todos los mencionados y a mis dos mejores compañeros de viaje: Flower y el Sr. Marqués.

3porelmundo3@gmail.com