No te puedes perder…

… Disfrutar de la gastronomía belga. Obviando los sitios de haute cuisine se puede comer a un precio razonable y probar las especialidades belgas. Incluso en sitios tan turísticos como Chez Leon (especializado en mejillones) la relación calidad-precio es bastante aceptable. Para los más golosos: los gofres y los bombones son un must.

… Probar la ingente variedad de cervezas. Sólo en el bar Delirium tienes 2.004 marcas diferentes (registrado en el Libro de los Guinness de los Récords).

… vivir la noche de Bruselas. Hay bares para todos los gustos y públicos abiertos hasta el amanecer (incluido un “barrio rojo” cerca del Atomium).

A tener en cuenta…

Bruselas es una ciudad no muy grande, con lo cual si dispones de más de 3 días es recomendable aprovechar para ver otras ciudades como Brujas, Gante o Amberes.

Mención especial a Lovaina, muy cercana a Bruselas, con un conjunto histórico en el que destaca el imponente edificio gótico del Ayuntamiento. Ciudad universitaria poblada de Erasmus, cuenta con la Plaza del Mercado, en la que se ubican 40 bares, lo que la hace conocida como “la barra de bar más grande del mundo”.

Bruselas es conocido por su clima lluvioso y frío. Como fuimos en agosto, disfrutamos de unos días templados, medio nublados a veces y con ausencia total de lluvia. Por el contrario, nos encontramos con una ciudad “de vacaciones”, más llena de turistas que de belgas y de trabajadores de las instituciones europeas, con lo cual no pudimos sumergirnos de lleno en lo que es una jornada de actividad cotidiana de la ciudad.

Posts completos sobre Bélgica en: http://www.3xelmundo.com/category/belgica/