No te puedes perder...

… el inmenso patrimonio cultural e histórico del país. Lo que vas a encontrar allí no lo vas a ver en ningún otro lugar del mundo, ya sean los vestigios de la antigua civilización egipcia o la vasta contribución musulmana.

… los ratos de ocio en el crucero tras las visitas a los templos. Con una moral más permisiva que en tierra firme, puedes disfrutar en bikini de las piscinas de la cubierta y sirven alcohol. Las puestas de sol vistas desde una hamaca son memorables.

… el trato con los egipcios. A pesar del regateo o de que intenten sacarte propina a la menor ocasión, en general nos trataron con amabilidad, permitiéndose en casos – como las figuras que nos hacían a diario con las toallas del camarote y nuestras ropas- bromas sin maldad.

A tener en cuenta…

… es muy fácil pillar una gastroenteritis en el viaje (de nuestro grupo caímos todos menos 2). Por ello: sólo agua embotellada hasta para lavarse los dientes, nada de frutas y verduras sin cocinar, refrescos sin hielo y beber en pajita… Aún siguiendo esas recomendaciones al pie de la letra, nos pusimos malos.

.. hay mucha pobreza en Egipto. Encontrarás suciedad, bolsas de basura amontonadas en calles sin asfaltar, animales a los que se les marcan las costillas y niños pidiendo en la calle. Vete preparado a ello, y si quieres ayudar, el dinero, la comida y la ropa (especialmente gorras) es muy apreciada.

… el tráfico de El Cairo es un auténtico caos: sin carriles de separación, señales, semáforos o reglas definidas. Cuando quieras cruzar, tienes que hacer como los cairotas: lánzate a la calzada y ve sorteando vehículos. Ellos están acostumbrados a frenar o acelerar cuando es necesario para no atropellarte.

Posts completos sobre Egipto en: http://www.3xelmundo.com/category/egipto/